CARACAS, capital mundial de la paz y la lucha anti-imperialista

jueves, 10 de abril de 2008

ENTREVISTA REALIZADA A LA SEÑORA ANA MARÍA ZAPATA PORTILLO, HIJA DEL REVOLUCIONARIO HEROICO EMILIANO ZAPATA

En el Lobby del Hotel ALBA, sentados junto Ana María Zapata Portillo de 93 años de edad nos narró parte de su experiencia como heredera de la lucha de su padre Emiliano Zapata, quién fue traicionado y asesinado vilmente el 10 de abril de 1819 dejando sembrado la base de la lucha de los campesinos y las propuestas de una Reforma Agraria. Se notó patriótica desde el inició de la conversación y con profundo sentimiento antiimperialista. Ha venido a Venezuela con motivo de la celebración de la Asamblea del Consejo Mundial de la Paz, y con el deseo de conocer personalmente al Presidente Hugo Chávez. Su saludo fue muy cordial y rompe de antemano la distancia que se puede asumir ante eminente personalidad.

Reciba una calurosa bienvenida a nuestro país, es un gesto muy significativo tenerla aquí en Venezuela ¿el motivo de su visita tiene un objetivo específico?

Es la primera vez que vengo a Venezuela y hace mucho tiempo que tenia deseos de conocerla, participaré de este encuentro a favor de la Paz y el deseo más grande es conocer al Presidente Chávez, lo he visto por periódicos y la televisión, pero personalmente no he tenido la oportunidad de conocerlo, tengo previsto que me reciba.

Su vida está en México, allí sabemos que ha crecido y esa fue la tierra de su Padre Emiliano Zapata ¿Donde reside actualmente?

Si, mi vida está en México y allí, continuamos la lucha de mi padre, el cual habiendo sido un hombre adinerado y hacendado, dejó todo y se fue a luchar por una Reforma Agraria para los campesinos que no tenía nada sino miseria, eso fue durante el gobierno opresor de Porfirio Gómez, en ese tiempo comenzo mi padre Emiliano Zapata a entrenar a los soldados y proclamó el “Plan Ayala” con el que se busca el derecho de los campesinos a sus tierras y aguas que habían caído en manos de terratenientes por diversas trampas que se inventaban.

Vivo en Morelos, la Ciudad de Guausla, “La Ciudad de los Balnearios” allí va mucha gente a visitarme y saber sobre la vida de mi padre, van por turismo, y llevan cosas para colocarlas donde están los restos de mi padre, y algunos colocan frases como estas ¡Si Zapata viviera, que Chinga les pusiera!

Su padre se entregó a la política, a la lucha por la justicia en México ¿usted ha participado de la vida política de su Nación, milita en algún partido político?

Soy miembro del Partido Revolucionario de Izquierda, soy prista (risas), toda la vida he militado allí y no me cambio, uno no puede estarse cambiando de un partido a otro.

¿Cual ha sido el recorrido de su vida en relación a la parte política y social de su país?

Desde los 10 años tengo conciencia de estar relacionada con la política, mi abuela me contaba sobre mi padre y sobre la lucha que el emprendió, la Revolución, yo tenía 4 años cuando mi padre murió, mucha gente va a mi casa por ese motivo, para que les cuente sobre mi padre, y les de opiniones sobre política, fui muy activa en todo este recorrido de mi vida y ya los años a uno lo van cansando, la edad. Mi vida ha transcurrido en el P.R.I. y desde allí hemos luchado para que la lucha de mi padre sea la lucha actual.

Hay Luchas revolucionarias en América Latina, movimientos que se han levantado, ¿qué opinión merece esto de su parte?

No hay movimiento más sólido que el que llevó mi padre Emiliano Zapata, porque a pesar de las otras propuestas que se hicieron como el movimiento sandinista, no modificó en absoluto lo que fue la definición zapatista de México.

El Comandante Marcos dirige un movimiento que se denomina zapatista ¿conoce a Marcos y cómo valora el papel que el juega en México?

¿Ah Marcos? Si, claro “Marquito” (risas) él estuvo en mi casa, lo conozco muy bien, es un gran hombre y lo aprecio mucho, cuando estuvo en mi casa le regalé una chamarra y una chaqueta que eran de mi padre, y se las di con la condición de que las utilizara, él se las colocó de inmediato y decía –qué bonita está- y no paraba de dar gracias, estaba muy emocionado por el obsequio. Yo le dije, mira Marcos, tu estás empapado de toda esta política, mucha gente te sigue, ¿por qué no te lanzas al gobierno? Ya verás que ganarás. En donde yo vivo pasan carros y camiones con gente gritando viva el comandante Marcos, si Marcos se lanza a presidente estoy segura que gana. No lo he vuelto a ver, y aún estoy esperando su regreso, me prometió que iría de nuevo.

En el marco de esta Asamblea del Consejo Mundial de la Paz ¿cree usted que México está amenazado por los EE.UU.?

México es potente, los EE.UU. hacen guerras pero México es potente y tenemos experiencia de luchas fuertes como las de mi padre, así que no siento miedo de eso, en México hay de todo y no me explico por qué los mexicanos emigran hacia lo EE.UU. para después regresar a México con enfermedades, explotados y sin medio en sus bolsillos.

¿Qué opina de los Tratados de Libre Comercio que proponen los EE.UU.?

No tengo mucha información de eso, pero creo que los EE.UU. siempre buscan aprovecharse de los otros países.

¿Que opinión tiene acerca de lo que fue el papel de Pancho Villa?

Rompió con mi padre, y eso fue motivo para que todo no se consolidara con la fuerza que llevaba. De Pancho Villa ya no están sus hijos, creo que hace poco murió la única hija que quedaba.

¿Cómo está la situación de los indígenas en México y la situación de su cultura ancestral?

Los indígenas se han indignado en varias oportunidades, y se han levantado con Marcos, si se valora la cultura y nos sentimos orgullosos de llevar nuestras ropas muy típicas.

¿Sobre Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana que impresión tiene?

No puedo decirles mucho, y no quiero tocar el tema hasta que haya hablado con el presidente, después de verlo si hablaremos.

Hoy se tiene previsto que Ana María Zapata Portillo imponga una medalla en reconocimiento al Presidente Chávez en una visita que le hará junto a los delegados de la Fundación Emiliano Zapata, a la cual la mayor parte de la familia Zapata pertenece, la medalla es un gesto de reconocer el desempeño revolucionario del Presidente y su compromiso internacional con la lucha de los pueblos, a la continuación de la revolución Mexicana, que continuó Fidel Castro y ahora Chávez.